SAP

De ingenio2010
Saltar a: navegación, buscar

SAP es un fabricante de un ERP, explicado en lenguaje plano sería algo así como: "SAP te facilita toda tu gestión de software y hardware para que tu te centres en tu negocio".

Como SAP confunde a los tomadores de decisiones del sector público

El argumento típico es que "con SAP usted no será tomado como responsable" porque "SAP es enorme y los mejores confian en SAP". Esto es mentira. Las empresas con modelos de negocio más antiguas confiaron en SAP en su momento y mientras ganen dinero para pagar sus desorbitadas licencias lo mantienen, pero muchas empresas se cansan de pagar por software cerrado de los 90 y acaban por migrar de SAP a software abierto o al menos por unificar multiples kernels en uno solo al menos.

SAP, sistema cerrado basado en cajas y trozos de codigo

SAP es seguramente la empresa más reticente a facilitar código fuente o entornos de desarrollo de sus propias aplicaciones (que son las de sus clientes) de forma que el cliente está totalmente pillado por SAP y depende al 100% de SAP para futuros cambios (y de lo que SAP quiera cobrarles).

En teoría SAP facilita puntos de conexión a sus sistemas en forma de servicios XML pero en realidad muchas veces no es así y sacar información de un sistema SAP es muy complejo, empleandose para ellos conectores "caja negra" como JCO que hacen la integración muy compleja mas alla de integraciones sencillas.

La dicotomia de SAP

SAP vive actualmente una posición muy contradictoria entre retener la propiedad "de facto" sobre los sistemas de sus clientes o facilitar la integración con otros sistemas, en general el punto de vista que se impone entre los consultores de SAP es hacer a todos los miembros de la empresa participe de una cosa llamadas segmentos y extensiones que son la antitesis de la ingenieria del software y la facilidad de uso, casando conceptualmente a todo el mundo con software ideado en 1980.

La tozudez como argumento habitual

En general los consultores de SAP respaldan sus posturas con argumnentos altivos, como si su postura fuera la correcta respaldandola subiendo el tono y hablando con superlativos sobre la corrección de sus objetivos técnicos que en ningun caso soportarían un debate técnico puramente basado en la realidad.